eres Chula

Newsletter

Estamos de vuelta!

Estamos de vuelta!
haga clic para ampliar

Hay dos tipos de padres: los que dejan preparados la mochila con los libros y el material escolar antes de las vacaciones, y los que la dejan hasta unos días antes de que empiece el cole. Yo he probado las dos cosas, y la verdad es que resulta mucho menos estresante la primera, aunque al final depende de cómo estés de fuerzas, ganas y ánimos a finales de junio. Para entonces ya tienes las pilas casi agotadas, y ponerse a buscar y comprar los libros y el material es lo que menos apetece en una agenda bastante cargada entre el trabajo, los campamentos de verano, las comidas, el calor, la piscina, etc. Por el contrario, ocuparse con estos menesteres después de las vacaciones puede mantener a raya tu mente y alejarla de la depresión post-vacacional. Al final, cada uno hace lo que se adapta más a su manera de ser o a sus horarios laborales y su tiempo libre.

 

El primer año de escolarización se suele pagar la novatada, e incluso el segundo, y compras hasta el último rotulador, lápiz de colores, sacapuntas  y goma. Al tercer año la niña lleva al cole los restos mordidos y los cachitos que quedan de Plastidecor, que a duras penas componen un conjunto de 12 pinturas, pero que te hacen el apaño. Y lo mismo sucede con los cuadernos, antes compraba uno para cada materia, pero después de acumular pilas y pilas porque me daba pena tirar los que quedaban a medias y los usaba como blocs de dibujo, ahora los aprovecho para el curso siguiente.


Sin embargo, reconozco que los primeros años resulta casi imposible no pecar de novata, a no ser que estés hecha de una pasta muy dura, y es inevitable vivir el inicio escolar con bastantes nervios: qué profesora le tocará a mis hijos, qué compañeros, se adaptará bien a su nuevo nivel, cómo llevarán los madrugones después de meses levantándose a las 12 y viviendo en estado semi-salvaje, etc.
En el colegio de mis hijos, además, se suma la costumbre de mezclar a los niños del mismo curso cada dos años, y los profesores cambian cada año, con lo que las novedades son anuales. Pero al final los niños te demuestran que son capaces de adaptarse a cualquier situación sin ningún tipo de traumas, y también que da igual que les mezclen 80 veces, porque ellos siguen teniendo los mismos amigos con los que juegan en el patio, y de paso, que somos animales de costumbres y un tanto cabezotas.


Pero una de las peores novatadas sin duda son los grupos de WhatsApp, en los que te incluye gente que no conoces de nada y que no sabes cómo ha conseguido tu número de teléfono. Estos grupos figuran entre los peores inventos de la humanidad. A diario alguien pregunta qué deberes hay mañana, de qué color es la cartulina que tienen que llevar, cómo tienen que ir disfrazados, o incluso si vas a llevar a los niños con pantalón corto o largo. Luego con los años aprendes también a ignorarlos y a no leer ni siquiera los mensajes.  ¡La vida es demasiado corta!

 

Aunque vaya de “sobrada”, tengo que reconocer que siguen existiendo los nervios del primer día del cole, aunque ya no esté tan preocupada. Los niños nos demuestran que son unas personitas maravillosas que saben adaptarse mejor que nosotros a las situaciones nuevas, y está demostrado también que nos han cogido la medida a la perfección, y que aunque los más pequeños se queden berreando en clase, las profesoras nos confirman que paran instantáneamente una vez desaparecemos por la puerta. De hecho, os encontraréis que disfrutan tanto en el colegio con sus amigos que querrán quedarse al comedor y a las actividades extraescolares.

 

Por eso, os insto encarecidamente a que no os preocupéis y confiéis en vuestros hijos, suelen ser ellos los que nos dan una lección a los adultos. Y por mucho que nos dé pena el final del verano, las costumbres más relajadas, siempre es necesario que los niños recuperen su rutina y sus horarios, e incluso nosotros, y también lo necesita nuestro bolsillo y nuestro sueño. Sinceramente, después del verano siempre me planteo si los míos serán recuperables para la sociedad.

¡Feliz vuelta al cole y fuera depresión post-verano!

 

Desde mamachula te invitamos a que eches un vistazo a las sudaderas de la nueva temporada otoño - invierno de sudaderas iguales, no te pierdas los nuevos diseños!

 

Enviar un comentario nuevo


Introduzca el código de la imagen arriba