eres Chula

Newsletter

Locura de REBAJAS

Locura de REBAJAS
haga clic para ampliar

Atascos para aparcar, carreras escaleras arriba, estirar de una de las mangas de una camiseta junto a otro ser humano, hacer cola para probarte una prenda, volver a por otra talla, volver a hacer cola para volver a dejar también la otra talla, seguir rebuscando en el montón, hacer cola para pagar…El mes de enero significa Reyes, Navidades, vacaciones, descanso,…y ¡REBAJAS!. Para la economía se traduce en más empleo estacional y más consumo, para los ciudadanos, más gasto y la temida cuesta de enero.

 

En este asunto, como para todo, hay opiniones para todos los gustos: aparecen esos compradores que hemos mencionado a los que les encanta rebuscar en los montones de ropa, probarse docenas de prendas, pelearse por un jersey de ochos con otro fan de las rebajas, y hasta hacer cola para pagar o aparcar.

 

Eso sí, a la mayoría de este bando les gusta casi todo de las rebajas, menos ese momento en que tu tarjeta de crédito pasa por la banda magnética y empiezas a notar cómo una gota de sudor empieza a rodar por tu sien izquierda y una punzada de remordimiento te pinza el pecho.

 

A otros, directamente no les gusta nada, y hasta mirar de reojo las atestadas estanterías les producen sofocos y mareos. Para estos últimos, recomendados sin duda la opción de buscar cómodamente sentado en un sofá mientras compras el artículo de tus deseos a golpe de clic de ratón, por ejemplo, en mamachula.

 

Y es que hay que reconocer que ir de tienda en tienda buscando ese abrigo para tu hija y comprobar una vez tras otra cómo no tienen la talla que necesitas, o ese modelo no le gusta a tu querida princesa, resulta cuando menos frustrante a partir del tercer intento, que dependiendo del modelo de comprador que seas, puede ser a partir del primero o del noveno intento. ¿Tú de qué bando eres?!

8

 

Para todos los modelos de comprador hacemos las recomendaciones de siempre: 1) no dejarse llevar por el primer impulso, 2) pensar si realmente necesitamos lo que estamos a punto de comprar, 3) re-pensar si esa cantidad supera los cien euros, comprobar las condiciones de envío, devolución y garantía... Todo ello siendo realistas, y reconociendo que, en realidad, necesitar, necesitar, solo necesitamos comida, agua, un techo bajo el que cobijarnos y mucho amor.

 

Tras esta obviedad, si vamos a comprar, compremos solo cosas bonitas que nos hagan sentir bien con nosotros mismos y nos den confianza, comodidad y seguridad, que nos aporten algo diferente, como la sonrisa que seguro te brindará contemplar a tu retoño con una sudadera a juego con la tuya y sentiros únicos, unidos y especiales.

En mamachula tenemos dos grandes seccionescamisetas iguales” y “sudaderas iguales y dentro de cada una dos categorías una para “Ropa igual madre e hijo/a” y “Ropa igual padre e hijo/a”.

 

Aquí te dejamos algunas sugerencias para este invierno;

 

laura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

           

Ropa igual madre e hijo/a

Ropa igual padre e hijo/a



 

Enviar un comentario nuevo


Introduzca el código de la imagen arriba