Navidades otra vez!

Navidades otra vez!

La Navidad es una época que no deja indiferente a nadie, o te encanta o te agobia o te aburre como el bebé de la foto, aunque lo más usual es que se vayan alternando estos sentimientos a lo largo de las fiestas. Los más gruñones se defienden diciendo que parece que hay que ser feliz  por obligación, y la verdad es que tienen parte de razón, porque si has tenido un mal día no te embarga la felicidad solo por ver las luces y el árbol navideños. Al fin y al cabo, la rutina no perdona ni en Navidad, y salvo los festivos hay que seguir currando, y, además, lidiar con las vacaciones escolares y volver a recurrir a abuelos, cursos, talleres…

Pero hasta los más reacios acaban por rendirse a la cara de los niños mientras ponen el belén y adornan el árbol con las docenas de bolas, espumillones y figuritas, a las reuniones familiares, las zambombadas, e incluso al soniquete machacón de los villancicos.

Aun así, si estás cansado de hacer lo mismo unas Navidades tras otras, de decidir con qué familia toca cada fiesta, quizá sea el momento de cambiar de aires y plantearte celebrar las fiestas en un entorno muy diferente, desde una casita rural en un pueblo perdido a las montañas, a un viaje un poco más especial. No hace falta gastarse mucho dinero, si se hace con la suficiente previsión. Nosotros un año decidimos que necesitábamos un cambio y hacer algo que no fuera “en Nochebuena con tu familia y en Nochevieja con la mía” y nos fuimos a pasar los últimos días del año en Londres, cenando unos perritos mientras recibíamos el Año Nuevo viendo los fuegos artificiales junto al Big Ben. Otro año hicimos otro plan radicalmente opuesto, nos fuimos unos días en Navidad a una casa rural situada en una aldeíta en los Pirineos, tomando chocolate caliente junto a la chimenea.

Navidades hay tantas como tú quieras, en familia o a tu aire, tranquilas o aventureras, pero siempre disfruta de lo que tienes, pasa más tiempo con tu familia, sobre todo con los que ves menos asiduamente, piensa con cariño y mimo qué regalos sorprenderán más a los que quieres, cocina esas recetas especiales que sabes que gustan a tus hijos, en fin, ¡relájate, olvida tus prejuicios y déjate llevar por el indudable encanto de la Navidad!

Desde mamachula os deseamos que tengáis una particular navidad, sobre todo con mucho humor y mucho amor!!

Deja un comentario