Cuéntame un cuento mamá

Cuéntame un cuento mamá

Seguramente como padres ya sabéis la importancia de la lectura en la educación de vuestros hijos. Es muy importante reservar un espacio en el día para dedicar a la lectura con los pequeños y no tan pequeños de la casa, padres e hijos por igual. Hay que intentar inculcar este hábito desde pequeños y no dejarlo en ciertas edades por que creamos que ya son mayores.

Debemos tener en cuenta según la edad de cada niño de escoger los contenidos según sus gustos o inquietudes. Un cuento demasiado infantil, o con un lenguaje dificultoso puede desmotivarles y que terminen cogiendo el móvil en cuanto nos damos media vuelta. 

La lectura además de favorecer la capacidad auditiva, la imaginación, la memoria, el enriquecimiento del vocabulario, la expresión, el razonamiento, asimilación de contenidos, ayuda a la concentración, y seguramente muchas cosas más que desconozca, puede ser una apuesta segura para conseguir unos futuros lectores de por vida. Por eso es fundamental en los primeros años de vida compartir a través de los cuentos historias divertidas y educativas que fomenten y enriquezcan el hábito de la lectura.

Es muy bueno para todos, que los papás se turnen para hacer esta tarea así se aporta más, porque cada uno le da un toque distinto de personalidad al modo de lectura, tono de voz, comentarios etc aunque se lea el mismo cuento y el niño o niña lo disfruta el doble. Unos días la mamá y otros días el papá.

Desde mamachula os dejamos un bonito cuento con valores recogido de la revista pronto de su rincón del pensamiento en el que cada lunes publican uno a cual mas bonito.

Globos 

 

Hacía días que había llegado a la feria del pueblo un vendedor de globos que siempre tenía clientes alrededor, porque sabía cómo atraer su atención. Un niño negro, que se pasaba las horas muertas delante de él, vio cómo soltaba un globo rojo que todos los presentes contemplaron mientras ascendía lentamente y se perdía por detrás del campanario de la iglesia. Aprovechando la expectación que se había creado, fue soltando, uno tras otro, un globo azul, después uno verde, más tarde uno amarillo y uno lila, otro blanco... 


Todos remontaron el vuelo como había hecho el rojo y, empujados por una suave corriente de aire, se hicieron cada vez más y más pequeños, arrastrando tras de sí la mirada ilusionada de grandes y pequeños. 


Mientras los demás miraban al cielo, el niño negro no perdía de vista un globo negro que el vendedor aún sujetaba en su mano. Tras armarse de valor, se acercó y le preguntó: «Señor, si soltara el globo negro, ¿subiría tan alto como los demás?». Entonces, el vendedor, entendiendo lo que en realidad quería preguntarle el niño, soltó el globo y le respondió: «No es el color lo que lo hace subir, hijo. Es lo que hay dentro». Porque, a pesar de las diferencias externas, por dentro todos somos iguales.

Ilustración: Alberto Vázquez

 

Espero que os haya gustado el cuento tanto como a mí. 

Aquí os dejo un par de blogs de cuentos infantiles muy útiles para echar mano desde el tablet cuando no tenemos cuentos nuevos a mano.

 

http://www.bosquedefantasias.com/

 

http://cuentosparadormir.com/

 

Si os ha gustado y os ha parecido útil el post, dejad un comentario más abajo.

 

Muchas gracias

Deja un comentario