sol y niños

sol y niños

En verano, mañana y noche, siempre protección.

Es fundamental en estos meses de verano proteger bien a nuestros niños de los efectos abrasivos del sol para evitar quemaduras en su piel.

Las quemaduras del sol son el resultado del enrojecimiento de la piel después de la exposición solar, pudiendo ser de mayor o menor gravedad. Las leves presentan un enrojecimiento de la piel, las de mayor gravedad pueden producir dolor de cabeza, náuseas, y hormigueo en la zona afectada. En ambas sentirán dolor y escozor en la piel. 

Que pongamos crema solar no es garantía de que no nos podamos quemar, de hecho la mayoría de las quemaduras solares se producen por una mala utilización de las cremas, hay veces que las utilizamos de un año para otro y estas pierden en gran medida los componentes activos que nos protegen de los rayos nocivos para nuestra piel, pues la caducidad de estos productos es de 12 meses.

La mayoría de las veces es por que espaciamos demasiado los tiempos en los que aplicamos los productos, y es que hay que reconocer que es muy difícil saber interpretar los factores de protección y sus tiempos de exposición muchos de los vendedores tampoco saben decirnos con exactitud cuanta durabilidad tiene un factor 50 FP por ejemplo. Y es que todo depende del color de nuestra piel, y como hay un amplio abanico de colores de piel pues siempre los tiempos suelen ser muy orientativos. Lo que realmente se debe hacer es multiplicar el tiempo que tu piel tarda en quemarse y multiplicarlo por el factor de protección. Por ejemplo si tu piel tarda en quemarse 20 min. y aplicas y FP 15 tienes que repetir la aplicación antes de 300 min. sino te quemarás.

¿Cómo podemos aliviar los síntomas de una insolación?

Lo primero, colocar al niño a salvo del sol en un lugar fresco, ofrecerle líquidos en abundancia posiblemente este deshidratado. Bañarlo con agua fresquita, evitando el jabón podría escocer en las zonas afectadas. Aplicarle productos hidratantes y calmantes en su piel con Aloe Vera o vitamina E. Algunos trucos careros podrian funcionar muy bien como por ejemplo aplicar yogures fríos en las zonas quemadas, (los yogures tienen propiedades calmantes), aplicar compresas humedecidas en leche fresca.

La ropa un elemento fundamental para su protección

Se aconseja que de 0-3 años los niños utilicen camisetas de protección UVA durante el baño además de su FP 50. Y si es posible y se dejan un gorro con visera es un elemento importante.

Y por la noche, momento terracita de verano... en ese momento lo ideal es llevar siempre una sudadera veraniega de mamachula a juego con el papa o la mama para que no se resfrié nadie y poder seguir disfrutando del veraneo. 

Desde mamachula feliz verano a todos!!

Deja un comentario